Pensamientos para mi mismo noviembre 2016

 

01/11/2016

Pasa la muerte ante mis ojos como un descuido,

Una mera imprudencia del destino.

Todo es efímero.

Como flor de Otoño.

Así que este segundo,

Exprímelo!

Concédele el valor que se merece,

Que no pese demasiado,

El temor,

Sobre tus hombros ya cansados.

Poco sirve,

Vivir malhumorado.

Sal de casa,

Saca tu lado más salvaje.

Explora.

Adéntrate en el paisaje.

Conoce la compleja Naturaleza

Que nos rodea…

Aunque se te manche el traje,

Para algo estás en este viaje.

Quítate la correa

Y corre a mirar afuera…

01/11/2016

No aguanto tanta pregunta, repeticiones de explicaciones, tanta palabra suelta inquieta mi corazón, me vuelvo brusco sin razón, complicando mi relación con el resto de habitantes parlantes… Confieso que a veces quiero que un volcán reviente se lleve lo que se lleve por delante, por si alguien fuera capaz de sembrar nueva simiente, amor en la gente, respeto a los bosques y montes, a las plantas y animales, seres que moran en los lugares donde llegamos a verter nuestra basura, amargura. Donde ves bravura en matar por diversión? Qué mérito tiene? Señores de la avaricia, dueños de un mundo de porquería, destruir para crear, crear para destruir… Sentido común? El qué ahora llevamos?

 

07/11/2016

Frío. Un frío intenso que cala en los huesos. Es otoño, o verano, o de repente invierno. Parece un retraso en el reloj interno de la tierra. Un regalo del ser humano a la atmósfera, al agua, al suelo, a las plantas, animales, hongos y más seres del entorno que merecen ser tratados con respeto pero no, son pisoteados sin razón, entre plásticos, cleenex, botellas, tampones y condones, y demás restos de la “civilización”, la marca del hombre es muy honda, su don es aprender pero imposible si no comprende, invisible la lección si la educación se basa en construcción en cadena, eslabón a eslabón, todos el mismo engranaje, la misma condena, es fácil matar la ilusión, frustración tras decepción, en un mundo donde un profesor o un agricultor cobran menos que el tendero, que  a la vez cobra menos que su jefe, que a la vez cobra menos que su jefe, y así casi hasta el infinito…

Debilitando los pilares que nos mantienen en pie, “se va a caer, se va a caer”.

 

08/11/2016

Me paraliza este frío, me roba las fuerzas, me lleno de hastío… Me caigo me tiro… Me duelen las costillas, las manos, los tobillos… Me quejo y me río, me resquebrajo como una rama, igual que ella corro río abajo como si no hubiera mañana… Pero si no lo frenas este sistema te envenena, te lastiman sus maneras… No sé a que esperas.

 

10/11/2016

Subir, es lo único que quiero, salir de este agujero, esta ciudad sin futuro, llena de basura, ausente de natura… Vivir en la bravura de los ríos y las rocas, en la espesura del bosque. Sentir la luz, el calor del sol en el rostro. Olvidar el coche, la rutina los atascos… dejar de darme asco por ser un fiasco, un arisco, un vasto, si casi todo me molesta… Aquí a nadie ni a nada molesto, tan lejos como puedo de donde el aire apesta, allí donde las cuestas asustan, los sentidos se despiertan, lejos de tanta tele, tanta fiesta, tanta escusa y tanta mierda….

Si me mojo y me resguardo en una cueva, afuera veo como llueve, el silencio es su música, amanece un nuevo día y cada momento es único… No busco la cúspide, solo trato de seguir mi camino, aunque como todos me pierdo, forma parte de ello, voy de charco en charco, pasos cortos, doy un salto… creo que el destino lo forjamos nosotros, que solo aprendemos cuando lo intentamos, que hay otros factores que no controlamos, pero es lo que hay…

20/n/2016

Entre voces y trinos se camuflan los truenos. Entre espinas de rosas silvestres donde se esconde un jilguero. Entre lo real y lo mágico donde nace la flor, donde se hacen las nubes. Entre el conocimiento y el amor donde se forjan los lazos. Allí dirijo mis trazos…

 

20/n/2016

Hace frío pero resisto, me enrisco en mis propios asuntos. Desisto de la rutina y mando todo a tomar por culo. Cuando solo me apetece estar solo. La lluvia que inunda mi alma, afuera ya pasará pero adentro nunca escampa… Siento que se me atragantan las palabras, ni las encuentro ni me hacen falta…

 

21/n/2016

Me encanta cuando llueve, cuando estos picos afilados rasgan las nubes, todo se limpia, se renueva… Me encanta cuando hace sol, cuando la roca brillante refleja su calor. Todos se animan a pasear, algo parecido sucede en mi interior, un clima cambiante en constante evolución. Si hago mucha fuerza y esta supera la adherencia, resbalar y caer sin valorar las consecuencias es normal. Es normal en mí perder la paciencia, lo raro es encontrarla y convertirla en aliada…

 

22/n/2016

El descanso obligado me hace sentirme cansado.

Me resguardo del viento pero igualmente me alcanza.

No se congela el tiempo pero si mi cuerpo.

En cualquier charco se hunde mi balsa.

Y nado para intentar salir de este lago.

Y Salgo, porque alguien tiende su mano.

Gracias.

Por Alfonso Fernández

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s