Relato de una escalada: la Línea blanca, el Pincuejo (120m. V+)

El fanatismo vence al cansancio. Es jueves, casi viernes, llevamos todo el día currando sin respiro. Aún así metemos el material de escalada en la mochila, cogemos el saco y el hornillo y nos vamos…

Algo menos de tres horas, según google maps, nos separan de nuestro destino, la Línea blanca, en el Pico Pincuejo, en Caldas de Luna…

¿Pero, por qué esta vía, este pico? Llevo meses buscando vías, leyendo guías, rebuscando en foros y reseñas en internet… y en ningún momento lo barajé antes… Tenía otras cosas en mente, como el espolón Rosa al Cueto Pampín, varias vías de Fresnidiello, o la normal a la Aguja de la Canalona… O el Pico Gilbo en Riaño, el Susarón en Mampodre, o la Peña Regaliz… y alguna más… Pero por unas cosas u otras iba pasando el tiempo y nada de esto pasaba…

Hacía tiempo que no escalábamos (cuerda, ya que yo he estado a tope abriendo boulders, pero Diana, saliendo de su lesión, ha escalado muy poco últimamente). La última vez fue en Aleje, hará ya un mes, una mañana que nos escapamos, donde tras hacer un par de vías  de deportiva pude practicar con los friends en Caliza, la vía es una fisura de 25-30 metros de V grado que se llama La Glotona, así que os podéis imaginar… (no es que tenga mucha práctica con empotradores y friends en otro tipo de rocas tampoco, todo hay que decirlo). Después de esa vía estaba muy motivado, pero las continuas previsiones de tormentas cuando teníamos tiempo chafaron nuestras aspiraciones.

Fue pasando el tiempo y nos fuimos olvidando la motivación… Un día, subimos el Cueto de los Cabritos 2.032 m., para el que hay que superar unos pasos de II y II +. Aquel día saboreamos la libertad del montañero, esto  y la proximidad del verano, me hacen plantearme nuevos objetivos que pueda llevar a cabo en solitario, como pueden ser, la canal estrecha a Peña Santa y otras de sus vías “fáciles”, la Robliza o el Torrecerredo; trepadas que no superan el III/III+, pero para mí igual de complejas y comprometidas, si no más bellas…

Luego, el domingo pasado conocí unos chicos Catalanes, Paco y Laura, me preguntaron por los bloques en la zona y yo me ofrecí encantado a acompañarles si no les importaba, así que el lunes estuvimos haciendo boulder en el sector el rinconcito, intentado huir del calor, y la verdad que estuvo bien; siempre me sorprende la rapidez con que une la escalada a las personas.

A medio día empezó a tronar, literal; y ellos siguieron con su viaje. Me dieron un poco de envidia la verdad… pero también avivaron la llama de mi motivación hablándome de paraísos de roca como Siurana, Fointanebleu o Cavallers… Lugares en los que ya he soñado con escalar en más de una y de dos ocasiones…

Esa misma tarde, muy serio le dije a Diana que teníamos que hacer “algo importante” antes del verano y antes de que empezara el curro de verdad, pues después, hasta septiembre, seguramente no podremos escaparnos (“algo importante” para nosotros obviamente, al resto le dará un poco igual)…

Además, me apetece mucho, estoy híper-motivado, me siento preparado y con confianza en mi escalada; quiero dar ese paso, que más me parece un gran salto. Si, quiero hacerlo, llegar al siguiente escalón de una vez por todas… y no, no hablo de subir el grado… hablo de subir el compromiso, de enfrentarnos a los miedos que nos atormentan, de perseguir los sueños que no nos dejan dormir… de sumergirnos en la escalada durante horas, nosotros solos y la pared, insignificantes hormigas a su lado, un suspiro de su existencia… asumir los riesgos, reducirlos, aprender, ampliar nuestro mundo, acariciar la libertad y ser acariciado por ella, cagarme de miedo y seguir adelante, concentrado en el momento, en donde meter el próximo seguro… mirar atrás solo para disfrutar del paisaje, mirar adelante solo para pisar el pie que viene, coger la siguiente mano… Una ardua batalla mental y física que se desarrolla entre fisuras y agujeros, placas y regletas… Bendito sufrimiento placentero, es decir, Pura Vida….

Quizá también debiera agradecérselo a Oscar, que nos dijo que a lo mejor tiraba el jueves para acá y quería marcarse algún viote… Entonces empecé a mirar posibilidades alejadas del mal tiempo que prevén para el viernes por Picos. Hoces de Vegacervera y los Barrios de Luna cobraban fuerza entonces…

Al final nuestros amigos se rajaron y prefirieron darse unos baños en Buendía, pero Diana y yo nos montamos nuestro plan en la cabeza y seguimos para adelante, Pico Pincuejo, alla vamos…

La niebla en el puerto nos ralentiza, pero estamos contentos de salir y no nos importa lo que tardemos. Diana se está quedando dormida, delante del coche cruzan tejones, zorros y lechuzas, también algún sapo y decenas de ratones. Tres horas después llegamos a nuestro destino, aunque me ha parecido mucho menos.

Aparcamos al final de una pista tras cruzar Caldas de Luna y nos sorprende la tenue silueta de un afilado pico que no puede ser otra que la del Pincuejo, con esta luz parece inmenso e imponente, a la vez que asombrosamente bello.

Pronto estamos durmiendo sobre los krashpad, con los sacos y la funda de vivac por encima…

Hace una noche increíble, un mochuelo se oye a lo lejos, también el correr del río… Pienso en la paz que se respira y me dejo embriagar por ella. Qué bien me sienta dormir al aire libre y en la naturaleza!

Mirando la silueta del Pincuejo me duermo enseguida… O quizá es él quien me mira? O debería decir ella? No lo sé, pero una extraña sensación entre el sueño y la realidad me invade, como si nos estuviera cuidando, protegiéndonos y velando por nuestro sueño, inundándolo todo con un halo de paz y tranquilidad, envolviéndonos en su quietud, como si nada del mundo exterior importará… Como si nos conociera… Como si nos hubiera estado esperando…

Parece que vuelvo allí mientras escribo estas líneas…

La noche pasa sin darnos cuenta, abro los ojos con las primeras luces, y así se lo hago saber a Diana

DSCN9772.JPG
El Pincuejo

-Diana- susurro –ya se ve!…el Pincuejo!- ella se gira y murmura algo.

Otra vez me quedo dormido y al rato vuelvo a abrir los ojos, –Diana- vuelvo a susurrar, – que ya da el sol en las cumbres! Que se va a hacer tarde…-, pero estamos reventados del día anterior, me vuelvo a quedar dormido…

La tercera vez ya tengo calor, estoy convencido de que debe ser muy tarde ya, más de las diez seguro, así que me levanto a mirar la hora, son las 9.00. Me relajo…

pincuajolineablanca.jpg
Nuestro objetivo, la Línea Blanca

Desayunamos tranquilamente pues estamos bastante cansados y nos cuesta arrancar. Hasta las 10 no nos ponemos en marcha, tras preparar el material, llenamos agua en la fresca fuente que mana de la roca y hacemos la corta aproximación. Aunque la pared no tiene el aspecto intimidatorio de anoche, es un bellísimo pico, completamente vertical y de aspecto poco accesible, el entorno es espectacular, llegar en la oscura noche y ahora ver el paisaje me pilla por sorpresa… que maravilla!

DSCN9735.JPG
Llegando al comienzo de la vía

Un últimos vistazo al croquis y al material, nos encordamos y al lío… Hemos decidido que en principio yo abriré todos los largos, Diana que no  ha escalado mucho últimamente no se siente con confianza, lo cual es normal, yo tampoco quiero que ella pase un mal rato, no estamos aquí para eso, aunque a veces parece que es lo que nos gusta. Yo encantado de abrirlos todos, ya que lo que quiero es soltarme, fluir en la pared, sentirme cómodo con el material… mejorar, aprender, coger tablas… y para eso solo hay un camino y metros que recorrer. Pero no hay que olvidar que la fortaleza de una cordada depende de todos los individuos que la forman, no solo de uno de ellos… Y los éxitos, también, así como los fracasos.

DSCN9736.JPG
Serio y concentrado

Empiezo la vía, voy plenamente concentrado, en este momento solo existo yo y unos pocos centímetros cuadrados de roca por los que voy progresando, no pienso nada que no sea este paso y el siguiente, tranquilamente, estudiando fisuras y agujeros donde poder meter algún seguro y que quede bien; primero meto un empotrador y luego un friend pequeño en dos fisuras sucesivas, de aquí llego a un paso ligeramente desplomado de V+ con una chapa y que da el grado a la vía. El paso se resuelve sin problemas con unos invertidos muy buenos y cantos más arriba aun mejores, tras pasarlo sigo por fisuras fáciles donde meto dos o tres seguros más hasta llegar a la incómoda y tortuosa primera reunión. Eso si, hasta aquí he disfrutado como un enano.

DSCN9738.JPG
Ya por encima del paso de V+

Diana dice que no va muy fina, y resulta ser verdad pues el paso de V+ le cuesta más de la cuenta. Yo mientras en la reunión no puedo estar más incómodo, se me han dormido los pies y las cuerdas “recogidas” son un auténtico desastre; tardamos más en desenredarlo que en escalar. Una auténtica tortura acrecentada por mi novatez.

Tras unos largos y duros minutos comienzo a escalar de nuevo. El paso de salir de la reu es difícil? o soy yo que me he quedado anquilosado?… el caso que voy un poco torpón, como rígido, como si mi cuerpo y mi mente fueran cada una a su bola, así que me pongo un poco más nervioso; tras la placa hay un ligero tramo desplomado donde pierdo pies y me pongo más nervioso aún, pero sigo escalando y ya me tranquilizo, plenamente concentrado, absorto en la escalada.

Este largo me parece el más difícil de la vía, por ser más mantenido y algo más raro de escalar, no se protege tan bien, por eso hay tres parabolts. Llego a la reunión sin más problemas. Esta es más cómoda, pero hoy no es mi día y aunque algo mejoro en el orden de las cuerdas, sigue siendo un desastre, y yo, sigo estando súper incómodo… como me duelen los pies…

Llega Diana quejándose, le duelen los pies, tiene los brazos cansados… y encima en la reunión la espero con este lío en las cuerdas. Le pregunto si quiere bajarse, no quiero que lo pase mal por mi culpa, me dice que no, seguimos.

DSCN9754.JPG
Vista de Caldas

Salgo otra vez con tendencia hacia la izquierda por una placa con un parabolt tras el que hay un ligero desplome con mucho canto y otro parabolt. Justo cuando estoy en el paso Diana me grita algo que no consigo entender y me da un buen susto, casi pierdo el equilibrio. Yo le hecho la bronca, ¿Qué pasa?—no que he visto un águila—JODER QUE ESTOY ESCALANDO, casi me caigo que susto me has metido…–lo siento- ella se disculpa.

DSCN9741.JPG
Comienzo del tercer largo

Tras esto la dificultad se relaja, meto un friend y laceo dos puentes de roca en una travesía en diagonal hacia la derecha por terreno más tumbado. Antes de llegar a una zona descompuesta sigo por terreno más vertical, con canto y canalizos, donde meto otro fisurero y un friend mediano. Tras esto hay una placa y la  tercera reunión, la placa puede afrontarse de frente o desviándose un poco por el espolón. Aquí sopla el viento, lo que me hace sentirme solo, lejos de cualquier parte, solo nosotros y la piedra…

DSCN9750.JPG
Las vistas tras el espolón son espectaculares

Esta reunión tampoco me parece cómoda, encima pega el sol y empieza a hacer calor. Mejoro un poco con el orden de las cuerdas. Diana me habla por el walkie, hace bastante rato que no la veo –voy a tardar un rato no puedo sacar un friend- -¿Cuál?-le pregunto- -el tótem cam verde- me contesta – hacia dentro y hacia arriba- le digo yo –gracias-me dice ella; las cuerdas se sienten moverse. Al poco llega a la reu, este largo lo ha disfrutado más. Ya vemos el final de la vía.

Aquí no tardamos tanto, salgo escalando de frente, meto un fisurero porque no se si podré asegurar hasta el parabolt que esta lejos, luego caminando hasta una placa  donde en su base a mano derecha meto el tótem rojo, pero decido afrontarla por la izquierda por una fisura vertical primero y una horizontal después donde meto el tótem verde;  de aquí hasta una chapa que protege otro resalte que desploma poco, sencillo; otro parabolt después, sigo por un muro más descompuesto con tendencia hacia la izquierda, meto otro fisurero pequeño y luego el tótem negro en una laja, me asomo y veo la última reunión, grito de alegría, pero rápido se me pasa, hay que bajar y mis pies vuelven a sufrir de lo lindo en esta reunión, aunque es la más cómoda, estoy reventado y casi se me monta el tríceps de recoger cuerda, por suerte Diana tarda poco.

DSCN9749.JPG
El comienzo del último largo

Comemos una barrita, bebemos agua, un cigarro… y p´abajo… Bajar es lo que más me preocupa de la escalada, además nunca he encadenado rápeles y no me apetece nada me que se enganche la cuerda… Diana que tiene más experiencia me aporta serenidad y confianza.

DSCN9752.JPG
Sentado, pensativo en la última reunión…

Sopla mucho aire y este se lleva las cuerdas al otro lado del espolón, hemos de recogerlas y tirarlas de nuevo, se enredan bastante.

Hemos acordado hacer tres rápeles para tratar de reducir riesgo de enredos (4ª a 3ª; 3ª a 2ª y de la 2ª al suelo); además, en vez de usar la tercera reunión de la vía, vamos a usar un nicho que hemos visto 4 metros a la izquierda de esta, con una gran puente de roca equipado con una cadena y un maillon grande.

Pido bajar yo primero, pues me da miedo y quiero enfrentarme a ello. Muy lentamente voy desenredando y llego a nuestro siguiente rapel. Me aseguro y libero el rápel, también grito libre. Diana tarda apenas 10 segundos lo que yo tardé 5 eternos minutos acongojado por el viento… en fin. Las cuerdas no se enredan. Bien!

DSCN9753.JPG
Diana empezando el primer rápel

Valoramos la instalación y nos da confianza, tiramos las cuerdas, otra vez con el viento se enredan bastante. Voy primero y pensando lo loco que estoy viendo por donde he subido; aunque en verdad me da más miedo bajar… Me siento vendido en el rápel si algo sale mal.

Veo la segunda reunión a mi derecha. Diana baja volando, las cuerdas no se enredan. Toma!

Ahora va a bajar ella primera y soy yo el que baja más rápido. Podría decir que hasta disfruto este espectacular y último rápel de casi 60 metros, que por fin, nos deja en el suelo, estamos exhaustos, son las 4 de la tarde… He estado tan absorto en la escalada que no sabría decir si llevo horas o unos pocos minutos, pero hemos tardado casi el doble que una cordada «normal» (si es que eso existe)… Bromeamos con una supuesta escalada a la sur directa de Peña Santa, ¿cuánto tardaríamos?… Las cuerdas no se enganchan! Viva! Al fin, respiramos, nos relajamos y nos dejamos invadir por la felicidad que todo lo llena. Nos fundimos en un abrazo, nos refrescamos en la fuente, tiramos el material al coche y nos bañamos en una pequeña poza… quizá no todo en ese orden… Hoy entra el verano!

DSCN9765
Diana en el último rápel
DSCN9761
Diana en el último rápel

Nos vamos pletóricos, se nos sale la sonrisa, una fuerte energía nos rodea en el camino de vuelta a casa, cantando con la música a tope… Felices, plenos, ávidos de nuevas aventuras…Pues un nuevo mundo lleno de posibilidades se muestra ante nosotros…

DSCN9767.JPG
Sudorosos, cansados y contentos…

Gracias Pincuejo, gracias Diana, gracias aperturistas y equipadores, gracias a todos los que hacen que todo esto sea posible. Es increíble.

Si has leído el relato entero (que lo dudo) quizá pienses que he sido un poco plasta, pero para mí, no hay montaña pequeña, ni historia que no merezca ser contada…

A.F. de las Cuevas, a 25 de Junio del 2017

4 comentarios sobre “Relato de una escalada: la Línea blanca, el Pincuejo (120m. V+)

  1. Me ha encantado tú relato, así lo vivo yo y así me siento muy vivo, has hecho que viva paso a paso esta esperiencia tan maravillosa y te lo agradezco mucho, ánimo y a seguir progresando.

    Le gusta a 1 persona

  2. Pues yo he llegado hasta el final del relato, y me ha encantado tus descripción emocional de la aventura. Nosotros hemos escalado esa vía este verano, y nos gustó tanto (la vía en sí y el ambiente del Pincuejo en general) que volvimos poco después a repetirla. Aunque las sensaciones de cada unos son particulares, para mí fue también una escalada intensa, por los sentimientos y satisfacción que me produjo.

    A seguir disfrutando.

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: