Peñas del Prado, vía Noches de Escuela+Venus (180 metros V+)

Mí querido amigo Oscar y yo llevábamos ya tiempo intentando cuadrar un día para hacer un paredón por Picos, pero este verano los miércoles (mi día libre) están malditos y vuelve a llover… Nos venimos abajo? no, buscando otras posibilidades algo alejadas donde la previsión no es tan mala, sin ser buena, decidimos arriesgarnos a tirar para Peñas del Prado (más de dos horas y media en coche) y ver qué pasa. La vía elegida es “Noches de escuela”, abierta en el 2000 por José M Fernández, Miguel Pita, Iván Lamas y José Lamas.

Así que salimos el martes ya de noche y llegamos allí de madrugada. Aun había que cenar, preparar la cama y ver un video de Reel Rock sobre Margo Hayes muy bueno.

La luz de la mañana me despierta, me asomo por la ventana y está bastante despejado salvo alguna nube metida en las peñas, miro la hora, solo son las ocho, un ratito más…

40466589_510052026087679_2253884638055366656_n
El Valle de Arbás al amanecer

 

Pero como no puedo dormirme acabo saliendo a desayunar, con toda la calma del mundo. Mientras, preparamos el material. Parece que llueve en el Valle, la nube se mete en la Peña y se va, en un juego que atrapa los ojos, por detrás de ella se ve muy oscuro.

DSC_4443.JPG
Las Peñas del Prado

El parking donde dormimos está en un sitio privilegiado sobre el valle de Arbás, sería un sitio cojonudo si no fuera porque hay como 100 kleenex, 60 envoltorios de plástico y no se cuantas latas y botellas, sin exagerar, da asco… No hay contenedor, si lo hubiera seguiría igual, porque que maleducad@s son algun@s…

DSC_4449.JPG
Bonitos colores y sombras al amanecer

Cuando estamos listos vemos llegar un coche de la guardia civil, aparcan en el pequeño apartadero junto al camino, vienen a escalar.

 La peña acaba por deshacerse de la nube. Un alimoche nos sobrevuela de cerca.

Caminamos por la carretera hasta encontrarnos con los Greiman, casualmente nos conocíamos de antes y subimos manteniendo una agradable y variada charla, para mi estas personas son ídolos, ejemplos a seguir, “gente importante”, me hace mucha ilusión el encuentro la verdad.

Subimos hasta el collado y allí nos despedimos de nuestros amigos, yo voy con la lengua fuera, el resto como si nada… Acercándonos a la vía que queremos hacer a media ladera encontramos otra cordada de Greiman que habían comenzado a subir antes, también conozco a uno de ellos, nos saludamos y le pregunto por una fisura muy guapa que veo encima suya, a la mitad de la pared, me dice que es de la vía “Smorga”, apuntada queda, pero que ellos van a una vía nueva que ha abierto Borja, a quien no tengo el placer de conocer, de la vía no recuerdo el nombre que me dijo, y saldrá como 6A. Nos deseamos una buena escalada y seguimos hacia nuestro destino, una placa algo tumbada con una chapa bastante alta indica el comienzo de la vía noches de escuela. La pared vista desde aquí abajo tiene muy buena pinta.

40461162_547799342337432_1114600298858414080_n

No ha sido una buena idea venir con los perros hasta aquí, pues en estas paredes es común que caiga alguna piedra. Tratamos de buscar el mejor sitio para dejarles atados, elegimos un hueco tras un pequeño resalte, más tarde veríamos que no era el mejor sitio ni mucho menos.

Comienzo yo la escalada para que en el reparto de largos me toque el quinto largo de 6A+. Una lejana chapa indica el camino, comienza fácil y aunque esta tumbadete se pone fina la cosa antes de llegar a la chapa y me pilla un poco frío así que me tomo mi tiempo y meto el tótem azul en un pequeño agujero romo, doy un tirón y se sale, vuelvo a meterlo y esta vez aguanta, aunque dudo que aguante una caída, es más psicológico que otra cosa, doy el paso fino de pies y no puedo evitar acordarme de nuestra amada Pedriza y sus adherencias, comento con Óscar que se me había olvidado esto de la adherencia y suelto una risita nerviosa pero ya estoy chapado y más relajado. Sigo pero la cuerda no corre, que pasa?!, miro y la cuerda azul está bien chapada pero la amarilla ha formado un bucle sobre el mosquetón y no corre, pero que coño! Tengo que destrepar en un par de pasos en adherencia para arreglar la liada. Sigo por pasos finos y bonitos hasta otra chapa y luego hacia otra, esta tercera chapa me pilla un poco lejos para chaparla desde los únicos pies que me fio por la zona y paso un rato divertido estirándome sobre pies precarios, solo consigo chapar la cuerda azul. Me espera otro paso fino hasta un canto, pero luego viene otro antes de la reunión, joder el V, me ha puesto bien. Sube Oscar con las mismas dificultades que yo y dice, joder el V…

Vamos a por el siguiente, empieza por una placa hacia un terraza, veo que Óscar se lo piensa así que pongo un relance que se nos había pasado, luego comprobaré la tela que tiene el pasito, subir mucho con unos pies de adherencia y una pequeña regleta para la mano derecha para llegar a la terraza herbosa. Una bonita fisura sigue el largo, después una placa y con tendencia a la derecha se ven unos agujeros y una fisura, pero Óscar se equivoca y se mete a la izquierda hacia una terraza herbosa, donde ya se da cuenta que debía haber ido por la derecha, mete el camalot del 2 en una fisura y hace una travesía por la terraza herbosa hasta salir al muro de agujeros negro bajo el techito, que se supera por la derecha para llegar a la segunda reunión. Mientras escalamos junto a nosotros un zorzal planea paralelo a la pared cazando bichillos, espectacular.

El tercer largo es bastante mantenido y disfrutón con pasos muy bonitos. No tiene perdida y llego a la reunión en una gran terraza bajo un desplome. Estoy colgado en la reunión, sobre la placa, cuando llega Óscar le dejo hueco y me muevo a la terraza, sin querer tiro dos piedras,  son pequeñas, pero cogen velocidad y una pasa entre los perros justo abajo nuestra, que fallo haberles puesto ahí, no podemos tirar ni una más!

Oscar va el siguiente largo, se queja de su pie izquierdo ya que se le arranco la uña del dedo gordo hace unos días y va jodido. Empieza por una placa sobre la reunión y después pasa una  zona dudosa, le digo que se puede evitar una laja hueca por la derecha, pero me ignora y aunque la usa no hace mucha fuerza sobre ella, cuando la suelta respiro, después le pierdo tras una gran repisa donde se para a descansar su dolorido pie.

De repente oigo gritar ¡piedra! Es a nuestra izquierda y nervioso miro caer un buen pedrolo rodando por la vertical peña hasta llegar al fondo del valle, pasa lejos de los perros, respiro de nuevo.

Sigue el largo por un diedro con bloques sueltos que se evitan bastante bien, después la famosa y espectacular travesía sobre el desplome, aquí ya no le veo de nuevo, pero cuando llego, veo que Óscar se ha ido a la reunión del último largo de la Venus, y no a la reunión que nos correspondía, más abajo y a la izquierda, creo que es porque quiere acabar ya la vía… Eso si el largo que acabamos de hacer espectacular. Yo miro la placa del 6ª+ de reojo, tiene muy buena pinta…

Ahora me concentro en la fisura que tengo por encima y me olvido del 6ª+, parece bonita, si hemos acabado en esta vía será por algo. Progreso con bonitos movimientos hasta el final de la fisura donde encuentro una chapa. Sufro más de la cuenta para salir del pequeño desplome que se forma al final de la fisura y con unos canalizos romos sobre los que poyo mis mano consigo hacer un cambio de pies en equilibrio para estirarme hacia el canto que intuyo a la derecha tras una gran bandeja, resoplo, Òscar me dirá después que sale más fácil sin subir tanto por la fisura cogiendo un bidedo para derecha que te permite llegar más fácil al canto. Luego unas placas de canalizos ya más tumbadas me guían a la reunión.

40613444_508497442946298_4422930907371929600_n

Aquí valoramos la opción de subir andando a cima pero optamos por bajarnos ya que el dedo de Óscar está jodío, no tenemos zapatillas y son las 14 ya empieza a hacer calor y los perros esperan abajo, así que con mucho cuidado de no tirar ni una piedra rapelamos la vía y nos vamos a comer a Geras de Gordón que muy amablemente nos atienden aunque sea tarde, charlamos sobre la vía, muy buenas sensaciones, nos vamos encantados, con el alma sonriente y la mirada soñadora… Gracias brother. Y gracias a los aperturistas.

Alfonso Fernández 1/9/18

2 comentarios en “Peñas del Prado, vía Noches de Escuela+Venus (180 metros V+)”

  1. Parece que os vamos siguiendo: la semana siguiente repetimos la misma vía, también saliendo por la Venus (en nuestro caso, porque la placa final me imponía mucho).

    Acabaremos coincidiendo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s