Hoces de Vegacervera: Encuentro inesperado (190 m. 6A)

 

Después de las Torres de Cebolleda estábamos agotados y los días de trabajo se hicieron bastante duros, aun así somos un poco masocas y la semana pasada fuimos a Peña Regaliz, pero nos cagamos antes de empezar por eso de que es cara norte  y hacía un aire norte, frío y desagradable, que le quitaba parte del “divertimento” al asunto, no iba uno preparado pa pasar frío, así que, haciendo una bonita trepada subimos al Tiro Pedabejo (2.189 m.) como consuelo, y tras bajar por la ruta normal, pa casa.

DSCN9962.JPG
En la cumbre de Tiro Pedabejo

Últimamente estoy algo cansado  y me cuesta motivarme, eso si, los días que descanso bien, tengo unas ganas locas de roca. Y Hoces, me motiva mogollón, por eso de la nula aproximación y la impresionante belleza de sus perfectas paredes, así que para allá que vamos.

Llegamos por la tarde y fuimos a Pedrosa a hacer unas placas bonitas para ir calentando; dormimos en el refugio muy agustito, tanto que esta mañana no había ninguna prisa por salir del saco a la fresca, que agustito se estaba… y desde las 8 que sonó el despertador hasta las 10 nada, y lo necesitaba… que gustito…

Aparcamos en el viejo y derruido bar la Roca, llegan 3 paisanos que van al “Seso”, nos cuentan la historia de porque la vía que vamos a hacer se llama como se llama y nos dicen que estuvieron hace unos días con uno de los aperturistas en ese mismo parking y que el tipo seguía escalando, un crack vamos.

La vía Encuentro inesperado (6A, 190 metros) fue abierta en 1982 por José Villacorta, Balbino Hurtado, Juan Carlos Pérez y Enrique Sinovas; durante la primera ascensión se encontraron un clavo en el penúltimo largo perteneciente a otra cordada que habían llegado en travesía desde la vía Ramonín, de ahí el nombre.

DSCN0030.jpg
El espolón Puente norte

A las 11 y 30 estamos en el pie de vía junto al río, el espolón es bellísimo y atrae.

DSCN9969.jpg
El pie de vía

Empieza Diana uno de esos III que parecen IV, roca pulida y para arriba, 55 metracos, bonito el largo, con algún paso con roca no tan buena en los alrededores que da un poco de yuyu, en un punto la canal se abandona y se sube por el espolón para volver a la canal, ya fácil hasta la reunión, un puente de roca justo debajo de los parabolts del siguiente largo.

DSCN9973
Primer largo
DSCN9983
Primer largo

Voy yo el siguiente largo, sigue siendo roca un poco resbalosa por la acción del agua, me recuerdan a los bloques junto al río en el Cares, es una placa de V+ muy fina con tendencia a izquierdas que me va a poner muy fino, tanto, que en el último paso antes de llegar a los cantos, tras un par de intentos infructuosos y destrepes sobre pies de adherencia resbalosos e ínfimos, noto como los pies se me empiezan a resbalar tras tanto rato así que opto por agarrarme a la cinta a descansar un par de minutos y afrontar el paso más tranquilo y ya resolverlo, la clave de la adherencia, decisión. A mi me pareció más de V+, pero ya sabes, “si no estás de Hoces… No subes”.

DSCN9987.jpg
Los primeros metros del segundo largo

Tras la finísima placa, una laja bavaresa ya más agradecida me lleva hasta un nicho donde se monta la segunda reunión. DSCN9992.jpg

En la bavaresa del segundo largo

DSCN9995.jpg
“Volando” por la bavaresa

Llega Diana dudosa, pero se anima con el siguiente largazo que disfruta mogollón, un largo diedro bavaresa de 40 metros de IV+/V-, o bueno, ya sabes las Hoces…

43210596_332251607532559_5351737694168809472_n.jpg
Llegando al final de la bavaresa del tercer largazo

 

 

Siguiente largo me toca, es la continuación del diedro anterior, que se complica… Un desplome interrumpe el diedro, subiendo bien los pies con unos buenos invertidos, me monto a la placa sobre buenos pies, pero aquí el diedro se va complicando y hay un par de pasos finos y rarunos que sufro un poquillo hasta que los descifro y llego a un canto salvador donde respiro. Ahora no sabemos si por la izquierda o por la derecha, nos suena que se puede por los dos lados, voy por la derecha por un diedro y luego me cambio a otro diedro más arriba, hasta un spit junto a un pequeño puente de roca y buenas fisuras bajo un techo.

DSCN9998.jpg
Lo más duro de la vía, en el largo 4

Sé que comparar no sirve de mucho, pero comparada con el primer largo del “Delfín negro”, que también es 6A (ese si me lo pareció), este largo también le daría algo más de grado, desde mi humilde opinión poco experta, pero quizá hoy no tenía un buen día y todo me parecía más duro, a veces pasa. Son mis sensaciones, otro tendrá otras parecidas o distintas…

El último largo le toca a diana, aquí también hay dos opciones y optamos por el diedro a nuestra izquierda que por lo que sabemos es algo más duro (IV) que el de la derecha (III+), hay alguna roca muy poco fiable (una laja suelta en el paso más duro, que en fotos de alguna reseña he visto laceada, está a punto de caer, se mueve bastante, encima se usa para el paso, si no, es mucho más duro porqué no hay otro pie, así que precaución…) pero se puede hacer, eso sí, IV tampoco es, pa mi gusto, o yo estoy muy flojo y aquí la gente está muy fuerte, que es muy probable, quizá sea un poco morfo… Diana se ayudó del árbol y más de un@ seguro que también…

DSCN9999.jpg
Diana protegiendo el último largo

DSCN0002.jpg

43206447_2305909496090589_6825892090744930304_n.jpg
Acabando la vía sonriente

Una vez en la cumbre del espolón, el terreno se vuelve tendido y con numerosa vegetación entre rocas. Buscamos los rápeles de “Levitación trascendental”. tras un pequeño embarque hacia las canales de más a la derecha volvemos a donde están los hitos y encontramos los rápeles a la izquierda de los mismos, en la primera canal.

DSCN0019.jpg

Rapelo hasta encontrar la siguiente instalación de”Levitación trascendental”, en una larga canal que parte la pared.

DSCN0025.jpg
Primer rapel

Diana hace el siguiente en busca de la primera reunión de high fly, en un pequeño nicho junto a un árbol. De aquí al suelo y tan contentos, 4 horillas hemos tardao, que no está mal pa nosotros…

La vía muy bonita, la pared es impresionante,  daban ganas de darle a las vías que hemos rapelado, pero hemos tenido suficiente, nos vamos encantados y estoy enamorado de las Hoces, un lugar que me transmite fanatismo, historia… algo se huele en el ambiente que me hace imaginarme las grandes escaladas que se han llevado a cabo en estas paredes… eso sí, como diría mi amigo Oscar, “hay que apretar las carnillas… Si no estás de Hoces, no subes”.

Quizá la pared de la Nani caiga pronto… Nuevos sueños…

Por Alfonso Fernández

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s