Pico de la Miel, Esteban Altieri+Alaiz+Trompeta, con Miller.

Otra vez de vuelta en los atascos de la gran capital.

Salimos “pronto” y una cerrada niebla nos acompaña, todo está mojado y nos tememos lo peor, pero según llegamos a la Cabrera, la niebla se queda atrás y el sol brilla.

IMG-20181212-WA0000.jpeg

Hemos quedado a las 9 y 30, llegamos tarde. Miller espera sentado junto a su coche. Pedimos disculpas…

-Nada tranquilos, he llegado media hora antes, vosotros media hora tarde, no pasa nadaa…- no fueron exactamente sus palabras, pero más o menos.

Extendemos el material para elegir que subimos.

-Este si, este también…-

Comenzamos a andar, hace calor, alguna cordada más hay subiendo, alguna escalando. Un día normal en el Pico de la Miel. La niebla acecha a pocos kilómetros, esto ya no es tan normal.

Llegamos al pie de la pared, dejamos Selva atada bajo un árbol, nos comenzamos a preparar y !horror¡ se nos ha olvidado los reversos entre otras cosas en el coche, así que bajo hasta el parking y vuelvo a subir, muy gracioso el asunto.

Dicen que no pasa nada, que no hay prisa, que hay una cordada justo en la Altieri, pero la verdad que no hace ni puta gracia. Yo estoy un poco estresado entre esto y el atasco, así que monto un poco el numerito y me ofrecen escalar el primero para que me relaje. Exijo un momento de sosiego pero no tardo en calzarme y tirar para arriba.

Salgo recto, primero dos chapas evitan unas lajas huecas y después una corta travesía a izquierdas para alcanzar la famosa gran laja del primer largo de la Esteban Altieri (40 m. V+), al comienzo de la laja hay un pasito fácil que te coge frío para el que vendría bien un micro, yo miro hacia abajo y lo busco en el arnés de Miller, nada, no tiene sentido, igual podía haber metido un fisurero pequeño pero bueno, cojo lo poco que se puede coger en la fisura subo un buen pie y ala, la laja ensancha, me levanto en ella y protejo. Aquí me encuentro con el pasito que más guerra me va a dar en el que simplemente hay que empotrar el pie y levantarse un poco para coger un buen pico, pero me ha costado fiarme, luego más fácil y disfrutona hasta la cómoda reunión. Largazo que se protege a placer. Ya se me ha quitado toda la tontería.

IMG-20181212-WA0010
Primer largo

Miro hacia atrás y el mar de nubes es impresionante, ya se acerca por la Cabrera. Diana va el siguiente largo, segundo largo de la vía Alaiz, una placa fina, pero fina fina, algunos dicen 6A, otros 6A+, nosotros no debemos estar muy finos porque no encadenamos ninguno…

Siguiente le toca a Miller, es por este largo que tiene encaprichado que estamos aquí, el tercero de la Alaiz, 6B, pequeño diedro con fina fisura en su inicio que luego se ciega por lo que este primer tramo no es fácil de proteger. Miller lo solventa con naturalidad, no sin esfuerzo ni miedo. Protege al inicio con dos micros en la fisura, tampoco es que sean un cañón, la escalada es fina y técnica. Antes de que la fisura se ciegue, esta ensancha un poco y entra algo mejor. En este punto se sale a la placa de la izquierda donde en unas pequeñas fisuras Miller consigue meter un fisurero pequeño, precario y de dudosa estabilidad, más psicológico que otra cosa. Luego se sigue usando el diedro en oposición hasta montarse encima de él en una repisa diagonal y ligeramente tumbada donde se protege bien. Luego por una placa fisurada fina con chapas llega hasta los árboles donde está la reunión sobre chapas. Largazo técnico y estético. Grande Miller.

El mar de nubes impresionantes que cubre todo Madrid empieza a engullirnos y empieza a hacer fresco. Siguiente largo voy yo, optamos por salir hacia nuestra  izquierda entre los árboles a buscar una chapa del último largo de la vía Trompeta, una muy bonita y peleona placa de V+ con alejitos, una bonita forma de llegar al último resalte de bloques y a la cumbre.

Mientras tanto la niebla nos ha engullido, pero a ratos nos deja ver el mar de nubes, ver algunas cumbres cercanas y la niebla correr por sus collados.

IMG-20181212-WA0002IMG-20181212-WA0009IMG-20181212-WA0003

Mientras Miller y Diana recogen las cuerdas me adelanto a por Selva que espera atada, hoy hemos sido rápidos. La verdad que hay ganas de escalar un poco más, alguna cordada sigue llegando a pesar del frío y la cerrada niebla.

Bajo y espero en el bar. Llega primero Diana, Miller tenía que ir al pie de vía a por cosas, pero no llega. Ya pasa más de una hora y estamos muertos de frío, decidimos llamarle, dice que ya está llegando que se ha enriscado, que con la niebla se ha desorientado y eso… De risas.

IMG-20181212-WA0012
Felices tras la bonita escalada

 

Buen día, buena vía, pronto más…

Diciembre de 2018, por Alfonso Fernández de Cuevas.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s