Buitres y escaladores. Respeto y convivencia.

Suena raro pero debido a este inusual calor hemos ido a escalar a Peña Blanca (Peguerinos, Ávila) en febrero, suena raro porque suele ser una escuela de verano. Nuestra primera intención fue subir a esta modesta pero bonita cumbre por su vía más clásica, Enrique Herreros, nuestra sorpresa fue encontrarnos con buitres nidificando en la segunda reunión, la que va tras el destrepe o rapel pendular, donde tambien confluye, creo, la vía Lucas y alguna más. Había un nido con huevo, intentamos no molestar mucho y nos bajamos rapelando desde susodicha reunión. Luego intentamos escalar en el callejón (que frío) y parecía que no pasaba nada pero al escalar la bonita arista de peregrinos dando pegues en peguerinos sí que molestamos otro grupo de buitres que estaban criando y estaban muy a gusto hasta que llegamos nosotros.

52700540_259062275034305_4891578213790121984_n.jpg
Rapelando después de toparnos con el nido.

En España tenemos buenas poblaciones de buitres en comparación a otros países, pero este importante animal está en peligro de extinción en la actualidad, todos sabemos que el principal problema no somos los escaladores, muchos factores como la despoblación del medio rural, la construcción de urbanizaciones en lugares naturales de especial valor, los incendios, la ganadería intensiva en pos de la extensiva, la reducción de las masas forestales y el aumento de carreteras que hace que haya menos diversidad en general y menos comida potencial para estos animales, son algunos de los factores que han influido, pero los escaladores a veces también hemos ayudado a que este animal no se sienta cómodo ya que en ocasiones hemos invadido sus casas que son esos sitios que tanto nos gustan a los escaladores, hemos gritado bajo sus nidos y nos hemos colado en ellos, a ellos les gusta la intimidad para criar, y si no la tienen, no podrán empollar y el huevo no saldrá adelante.

A nosotros nos gusta ver estos animales cada vez que vamos a escalar sobrevolando los cielos, nos gusta escucharlos surcar el viento cuando estamos cerca, nos gusta que estén ahí, compartiendo las rocas con nosotros, con las cabras y rebecos.

Son nobles y bellos, solo por el poder contemplarlos en silencio ya los hace merecedores de nuestro respeto, pero encima son indispensables para la cadena trófica.

Si eres escalador y te molesta que no se pueda escalar en algún sitio porque anidan buitres quizá deberías reflexionar un segundo, o dos.

Hay muchas rocas para escalar donde no anidan buitres, más de las que imaginas, además, es solo la mitad del año, normalmente de enero a julio, la otra mitad del año se puede escalar, eso sí, solo si aprendemos a convivir, sino, tendrán que prohibir la escalada como ha pasado en algunos sitios para que los buitres puedan volver a vivir tranquilos en sus casas y criar de nuevo, por eso también es importante lograr esa convivencia entre buitres y escaladores para que no sigan cerrando escuelas porque los buitres se han ido.

Alfonso Fernández de Cuevas 26.02.2019

Un comentario en “Buitres y escaladores. Respeto y convivencia.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s