Japitaim, escalada en el Susarón

Japitaim…

La primera vez que íbamos por la zona, era un día que estaba malo el tiempo y fuimos a conocer una escuela que no conocíamos, Redipollos.

Al llegar al embalse del Porma, una montaña destacaba sobre el paisaje, y a su vez, un espolón perfecto partía la cumbre de dicha montaña en dos, los dos nos miramos y nuestros ojos empezaron a brillar con ilusión.

Aquel día conocimos el Susarón, estaba nevado, dimos un pequeño paseo por su arista, aderezado con un pequeño susto con unos mastines a la bajada, luego en casa buscamos información y empezamos a ser conscientes de la existencia de esta vía.

Por aquel entonces éramos unos novatos (mucho más que ahora) en esto de la clásica, pero eso no nos impidió soñar con una vía prácticamente limpia y que uno de sus largos marcaba expo, y eso, por aquel entonces, nos intimidada bastante, aunque fuera de un grado asequible. Encima la vía la habían abierto unas personas que para nosotros eran dignas de admiración, Anselmo y Chamar, lo que nos daba más ganas aun de hacerla.

Nosotros nos decíamos: ya llegará… Muchas veces sonaba en las quinielas, pero no terminaba de cuajar el plan, solo faltaba que se diese el día oportuno y se alineasen los astros, y ese día llegó:

Las últimas semanas no estábamos teniendo mucha suerte con los planes en nuestro día libre, primero cayó una nevada, que ilusos de nosotros, optimistas, pensábamos que en dos días se habría ido y estaría todo seco, tan lejos de la realidad, el plan principal, vía en Madejuno y vía en Torre del Hoyo Oscuro, se cambia por Peña Regaliz, que no es tan alta y no tiene apenas nieve, pero al día siguiente la peña está chorreando, y al final, tarde y mal, abrimos tan solo un par de largos, creemos inéditos, en su zócalo inferior y nos bajamos andando por la terraza puesto que es tarde y la pared está bastante mojada; a la próxima semana no fuimos tan ambiciosos y como el tiempo era dudoso tiramos para Fresnidiello, donde el día amenazaba tormenta y además la pared presentaba chorreras de agua. Nos fuimos con el rabo entre las piernas a hacer deportiva a las Cabadas, en Arenas de Cabrales, y tranquilamente… después de mi lesión y la poca actividad que he hecho últimamente, al final ni tan mal, ya que creo que es lo que mejor me viene para ir cogiendo metros y soltura de nuevo, al final nos fuimos contentos a la playa a ver el atardecer después de hacer unas cuantas vías…

La siguiente semana semana parecía que daban bueno para el jueves, así que otra vez aspirábamos alto, tanto como Peña Santa, la otra opción, puesto que no confiábamos ni en nosotros ni en el tiempo, era el Susarón.

Un día antes falleció mi abuelo Tito, necesitaba más que nunca la libertad y el silencio de las montañas, me habría gustado ir a Peña Santa, pero algo me decía que no iba a salir, que no era el día, así que decidimos que sería el Susarón a donde intentaríamos subir, nos apetecía de verdad, lo hacíamos por nosotros, pero en parte lo hicimos por mi abuelo, por su recuerdo…

Por la tarde llegamos a Redipollos a escalar un par de vías antes de que oscureciese, allí coincidimos con Miguel, local que nos pone al día de todo.

DSC_0014
Atardecer sobre el Susarón desde Redipollos

Buscamos un sitio para vivaquear y triunfamos, no sin antes cagarla un poco, meter medio coche en una zanja y vérnoslas canutas para sacarlo… estuvo gracioso el tema, eso sí, luego dormimos como niños, hasta las 9 y 30 no salimos del saco. Lo necesitaba.

Desayunamos, hasta las 11 no estamos caminando, dejamos el coche aparcado en el depósito de sal junto a la carretera y subimos directos por donde está un poco pisado, algunos pasos sobre hierba un poco expuestos que a más de uno seguro que le da la risa, sobre todo para bajarlo luego. Venimos por aquí para evitar los mastines de Camposolillo, ya que venimos con Selva y no queremos sustos.

Pero vamos bien y motivados, empieza a hacer calor y estos primeros minutos de aproximación se nos hacen los más duros hasta que vamos cogiendo el ritmo, como siempre. Caminamos a media ladera buscando el mejor camino entre arbustos, vamos caminando bajo las paredes, pero bastante lejos de ellas, que bien sienta… y hoy por fin si tengo la intuición de que nos van a salir los planes, hace un día espléndido…

Tras una hora de pateo aproximada llegamos a la canal central del Susarón, que ascendemos por su pedrera y a veces un poco por la izquierda, es un poco infernal de subir la verdad, los rebecos y los buitres están a gusto por aquí.

El contraste, entre la carretera y las vistas con el embalse, al ambiente de montaña que tenemos delante es impactante, de repente es como si me viera teletransportado a un lugar mucho más lejano y salvaje…  Siento el Susarón como un gran montaña ya que consigue despertar en mí sentimientos olvidados… lo he pasado bastante mal los últimos meses desde que me jodí el pie, no he parado en verdad, pero tampoco tengo la sensación de haber hecho nada…

Subimos sin pensar mucho y no se hace tan largo, llegados a un punto encontramos un buen lugar para dejar a Selva y solo estamos a 5 minutos del pie de vía, hemos tardado algo menos de 2 horas, la pateada está interesante.

Primer largo, voy yo mismo, así que me coloco el material y al lío, son las 13.00 aprox. Entro desde la horcada donde comienza la vía, por una zona con roca un poco dudosa hasta coger un buen canto para meterme en travesía a la arista, habíamos visto una foto del comienzo del largo y por eso sabíamos que iba por la arista derecha, ya que lo más accesible parece una fisura diagonal que asciende a izquierdas, aunque tampoco parece muy limpia, así que tiro por la arista, si le dan V… en el canto entra un friend del 2, aunque quizá entraría mejor el 3 pero no lo llevamos, y en verdad en el resto de la vía tampoco lo hemos echado en falta. Ya en la arista, montado por su derecha, hay una placa, que me coge frío, y tras subir y destrepar un par de veces, con el seguro un poco lejos de mis pies(¿medio metro?), no lo veía claro, así que opté por escaquearme un poco hacia la derecha que parecía bastante más fácil, que había unos cantos limpios y buenos huecos para proteger.

Acaba el primer resalte y por la cresta llego hasta el próximo resalte, se supone que es IV+ pero no parece tan fácil. De primeras no tengo muy claro por donde ir, así que poco a poco… Veo un puente de roca con un cordino a la derecha del filo donde me aseguro, aquí dudo si por la derecha, una fisura con hierba, aunque parece que la hayan limpiado en algún punto, que hace una travesía horizontal y luego no lo veo tan claro… por la izquierda hay cosas, pero no lo veo nada claro… recto es más que IV+ seguro; tras un par de idas y venidas decido que la izquierda es lo que veo más claro, aunque no me da mucha confianza, estoy pasando bastante miedo, estoy tardando bastante.

En travesía hacia la izquierda, me estiro hasta coger un puente de roca que suena hueco “metálico”, por lo que me da confianza para cogerlo pero no para proteger, con un poco de miedo me monto en el puente de roca, luego subiendo pies y sin manos buenas me estiro hasta coger una laja muy buena lateral donde protejo con dos friend a cañón que me dan un poco más de confianza. Voy por el camino bueno, pienso, pero el siguiente paso es el que más me va a costar, sin ser difícil, los pies están a la izquierda y las manos a la derecha, me lo pienso bastante hasta que subo mucho un pie izquierdo, y ya sin manos, me monto en una repisa, no era difícil, no era más de V, pero hay que hacerlo. Ya por la cresta, sencilla, tirando muchísimo las cuerdas, encuentro el clavo de la primera reunión que refuerzo con un par de Friends, pues, aunque no se menea el clavo, esta metido bajo un bloque hueco que vibra bastante y la mieditis, ya sabes…

He pasado bastante miedo, como pocas veces haciendo clásica, me cago en el IV+ de Avigamo y Chamar, malditos chalaos, aunque supongo que es mi culpa… Sube Diana, he tardado más de una hora en hacer el largo, 55 metros…

Diana sube incluso planteando bajarnos del miedo que le ha dado el largo, la verdad que hay que buscarle las cosquillas.

Pero ya que estamos, seguimos.

Sigue ella el largo 2, por donde parece que hay que ir no da mucha confianza ya que la roca parece dudosa. Hay un cordino a dos metros de la reunión en un puente de roca de una laja un poco hueca, tras él vienen unos pasos bastante verticales que te echan un poco hacia afuera, aunque hay buenos pies, hay que ir fino ya que la roca no da buen rollo. Más adelante la pierdo de vista y empieza a ir más rápido, el terreno se vuelve más sencillo, pero hay que prestar atención a la roca. Este largo tardamos solo 30 minutos. 50 metros. La reunión es en un clavo con un cordino que Diana refuerza.

b3a1b301-639f-4cf2-be36-d3c9d5c1b42a

65aaaf71-c7c0-4aba-9ec7-dfeff93d5ee0
Llegando al final del segundo largo

Siguiente largo me impone un poco solo de mirarlo, aunque el espolón tumba un poco parece muy fino de escalar y de protección escasa, por lo menos se le ve buena roca.

Los primeros metros son sencillos por cresta casi horizontal con algunas trepadas fáciles, opto por no proteger para evitar roce en las cuerdas, cuando llego al espolón en sí, encuentro un clavo en una fisura que chapo, también meto un fisurero porque no sé cuando se podrá volver a proteger, la comba de las cuerdas hacia la pared de la izquierda después de tantos metros horizontales sin chapar es impresionante. Me centro en lo que tengo delante, hay que descifrar el puzzle, me encanta esto, es una de las razones por las que estoy aquí, pero que miedo estoy pasando hoy, no sé si es la vía, soy yo, o un poco de ambos…

Me monto por la placa, hay buenos pies y unos agujeros, de aquí llegas a una laja lateral muy buena pero aún así me cuesta ver el paso y dudo y vuelvo a dudar, en uno de los agujeros de los pies en la placa meto un totem negro, que más tarde se salió, como el fisurero junto al clavo… pero me dio la confianza que necesitaba para afrontar el paso, ya que, si caes, vas a la repisa. El paso consiste en pasarse a la derecha de la arista, donde ya montado, limpio unas fisuras de vegetación y tierra con el saca-fisureros buscando para proteger, encuentro un buen emplazamiento para un fisurero a prueba de bombas. Salgo en travesía hacia la izquierda primero y luego recto, con pasos que te hacen pensar aunque fáciles, supero el último resalte por la derecha y un poco más adelante encuentro la reunión con un cordino lazando un bloque que refuerzo con fisuras de los alrededores.

2ea140ab-f099-4cd1-8667-7eb168bb69b8
En el bonito espolón del tercer largo

Llega Diana flipando de la belleza del largo,  estamos en la terraza sol y sombra, es un buen lugar. Huele a cumbre.

El siguiente largo impone, lo marcan de expo y parece verse porqué, hay que montarse en una laja de dudosa calidad con seguros poco fiables . No es más de quinto, pero está gracioso. Diana como una titana va superando los pasos y yo lo celebro con alegría. La pierdo de vista. Son 60 metros, las cuerdas le rozan un poco, lo que queda ya es más fácil, pero otra vez hay que ir muy atento a que se coge y que se pisa, como siempre. Hay que ir fino y ligero.

f47914a1-af20-4be8-bf2b-3130ea0796c3
Antes del pasito del cuarto largo

Reunión en un clavo que refuerza. Ya estamos medio fuera, guardamos una cuerda y con la otra plegada, en ensamble, tiramos hasta la cumbre donde disfrutamos del paisaje, son las 17.00 aproximadamente.

81b37294-107d-4fba-ba52-a3d2303c7311
Desde la cuarta reunión

La vía se llama “Japitaim”… durante la escalada ha sido más bien “escaritaim”, pero ahora sí, estamos contentos de haber salido, la vía merece la pena, una línea super evidente que había que hacer si o si, que a pesar del grado te hace escalar y pensar, que se protege lo justo (a ratos me ha parecido un poco expo, no solo en el paso así marcado), pero si vas fino y concentrado se deja escalar, ole por Anselmo y Chamar por su apertura, aunque fue hace algunos años, gracias. Podéis ver croquis y más información de la vía en https://noestamospordecotarasique8bnu.wordpress.com/2009/10/15/espolon-japitaim/ y en foropicos.

e8c5bb2b-d0f7-42fc-9f77-073b7f83252b

c879e85a-e2ee-43fd-bc16-59f29db7523b (1)
Cumbre del Susarón, 1.878 m.

Tras comer algo y empaparnos del paisaje, por la canal central bajamos en pocos minutos hasta Selva, que sentada y atada, no puede hacer otra cosa que observar a los rebecos por debajo de ella en la pedrera, aquí volvemos a hacer parada técnica, ya más tranquilos, disfrutando, saboreando…

Ya empieza a atardecer, seguimos bajando relajados hacia la carretera más o menos como a la venida, pero ahora vamos más pegados a las paredes, yo llevo casco, Diana no. Vemos unas cabras montesas a la izquierda, entre las paredes, en una especie de canal chimenea. Diana menciona algo de ponerse el casco, las dejamos atrás,  a los dos minutos, pasando bajo unas bonitas placas, una piedra silba y cae a dos metros mía, Diana saca su casco y se lo pone corriendo. No cuesta nada llevarlo.

883528a4-488e-46b2-b650-b4b26044ea23
Luces del atardecer

Bajamos y bajamos entre miles de senderos mientras las luces del atardecer adornan el cielo y el embalse de Porma. Regresamos por donde hemos subido, y como dije antes, iba a ser más gracioso bajar que subir, los últimos pasos antes de llegar al coche, sobre hierba, verticales y expuestos, con el mochilón, que ricos… es un corto tramo, pero intenso, la prueba de que hasta que no llegas a casa no te puedes relajar.

Llegamos al coche y justo oscurece.

Día redondo, momento happy. Llamo a mi abuela. Nos vamos a casa. Conduzco de noche, las estrellas parecen brillar hoy más que nunca, no hay luna, voy pensando en la vía y en cual puede ser la próxima…

Me gusta pensar que esta vía es la puerta a los tiempos que están por llegar, JAPITAIM.

Ya llegan las vacaciones.

Octubre de 2019, Alfonso Fernández.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s