Si vienes conmigo,

te voy a llevar,

a un sitio escondido donde nadie más sabe llegar,

un buen lugar pa relajarse,

un buen lugar pa volar,

un buen lugar,

para caminar

 y alejar el mal que nos tiene acostumbraos…

Si viene incertidumbre

y yo sin nada planeao

Esas rachas que te llueven palos

por todos los laos,

mucho palo me han dao,

mucho camino andao,

examinando las señales,

descifrando el mensaje encriptao

entre las nubes y estrellas.

Ayer estuve en una playa desierta,

y aquí haciendo cola…

No sé a qué esperan,

la vida es muy corta

y el tiempo que queda

no quiero gastarlo contando las horas,

me estoy quedando dormido

escuchando las olas,

a solas,

con mis amigas,

a solas,

con mi familia,

a solas,

cabalgo en el viento,

me alejo del odio y la envidia.

Tú sabes que es lo que quiero mi vida,

tú sabes que es lo que quiero…

Caricias de roca en el pelo,

dormir en el suelo

y en un rato al cielo,

cagados de miedo,

cargado de amor sincero,

como este,

es todo lo que quiero.

Subo la apuesta,

sigo, sin sopesar los gastos,

dime,

¿para que quiero una habitación llena de trastos?

a los que no presto atención,

si con cuatro cosas me basta.

Tú dame un motivo,

y yo, te hago una canción,

parece sencillo pero cuesta,

muchas horas buscando las respuestas,

muchas horas con las penas a cuestas,

y aquí el resultado,

distinto a lo esperado,

como todo,

las cosas han cambiado,

y yo el primero,

a mi modo.

Andando por el fuego,

por el barro,

por el lodo,

las cosas han cambiado,

a mi modo.

Ni puta idea de nada,

las cosas no son

como yo esperaba,

las cosas no son,

pero eso que más da ya,

 si todo se quema y estalla,

¿que quedara mañana…?

No arrojo la toalla,

pienso dar batalla a los malos

por si mañana estalla,

no me callo,

fallo,

como cualquier ser,

morir pa nacer,

como los planetas,

las galaxias,

como el sol…

Me hace gracia pensar

lo pequeño que soy,

lo pequeños que sois,

y a la vez,

lo grandes que podéis ser…

Ni tener ni parecer,

cuando el temor vuelva,

le voy a vencer,

son lecciones que llevo grabadas en el alma,

pociones que cocino,

en la noche de madrugada,

todo el mundo duerme…

y yo habla que habla,

haciendo cábalas sobre montañas,

habla que habla,

y luego, nada.

Si vienes conmigo yo te llevaré…

Selva Fernández

Un comentario en “

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: