Paseando el material de Caín a la Bermeja

Un buen día estaba deseando acabar mi turno de trabajo para irme a descansar, estaba realmente cansado y al día siguiente libraba y quería hacer algo guapo, pero minutos antes de acabar recibí una llamada de mi amigo Juanín y se me fueron todos los males, nos fuimos a hacer boulder y mientras planeábamos algo para el día siguiente.

Juanín y el Maná

Él estaba empecinado con ver la cara oeste de la Bermeja y propuso hacer la arista oeste, corta y sencilla, para ir cogiendo soltura, María y yo aceptamos y para Dobresengos que fuimos. Habíamos quedado para salir a las 9, pero hasta las 10 no salimos. Nunca había subido Dobresengos, y que larga se hace, Juanín lleva un ritmo endiablado y María le va siguiendo la pista, pero a mí, a mí me va costando y me voy quedando atrás, a mitad de canal ya voy notando las piernas cargadas, además hoy la mochila pesa, con la cuerda, arnés, gatos, hierros… más todo lo de siempre.

La rica y verde canal de Dobresengos

En el Jou Grande bajero hacemos una parada para comer algo y estudiar por donde hemos de acometer la subida a la Collada Bermeja, tiene que ser más para adelante así que seguimos, y seguimos y seguimos y no lo vemos claro, una vez pasada la Torre Coello nos hemos dado cuenta que nos hemos tenido que pasar sin ver el paso y ya es bastante tarde, dudamos que nos de tiempo a escalar viendo todo lo que nos queda por subir, el ánimo no es el mejor… Pero aun así sacamos fuerzas para el plan b, que es ir hasta la Horcada de Caín y subir alguna cumbre aunque no escalemos, así que seguimos subiendo, la cuesta no termina nunca y yo voy un poco hasta la polla ya y estoy un poco serio.

Mirando a ver si veíamos el paso a la Collada Bermeja

En la Horcada de Caín volvemos a parar a comer de nuevo, un joven extranjero se acerca a preguntarnos si conocemos la zona y en tal caso cual es el camino más fácil para llegar a Jermoso, resulta ser Siebe Vanhee, que pocos días antes había escalado la Orbayu en libre, fue Juanín quien se dio cuenta de lo gordos que tenía los dedos y le preguntó si era escalador. Por dedos tenía chorizos mas gordos que el que llevábamos nosotros para comer y el chaval era muy majo por cierto, hablamos un rato y se va.

Picu Urriellu y mar de nubes

Mientras en la Vega de Urriellu entraba la nube desde Asturias y estaba realmente bonito, tras un rato en la horcada sentados decidimos ir hacia la Bermeja, para subir aunque fuese sin escalar, creo que lo hacían para que yo no me fuese de vacío y se me quitará la cara larga que llevaba, ya que ellos ya habían subido, y más de una vez. Tras pasar la horcada de don Carlos dejamos parte el material de escalada para ir más ligeros y Juanín y yo subimos el trozo que nos queda, María que ya había subido decide esperarnos en la collada. La arista tiene realmente buena pinta y es una pena no haberla escalado, yo estoy un poco mosqueado por eso, y por no haberme preparado mejor la actividad y así haber sabido como llegar a ella sin dar toda esta vuelta, pensaba que sería más sencillo, eso por confiarme.

Juanín, la Bemeja y el “Torre”

Bajamos y ahí llevo yo la delantera, en el Jou Grande cimero, ahora de bajada, si que veo por donde ha de hacerse la subida, les espero para comentarlo y nos lamentamos por nuestra estupidez y por no haberlo visto a la subida, (no lo habíamos visto ya que de subida hay un resalte que te tapa y hay que mirar hacia atrás para verlo), malditos seamos, seguimos bajando y bajando, y Dobresengos es eterna, tras dejar atrás el Jou Grande bajero nos quedamos sin agua y aun queda mucho hasta la fuente, maldita Dobresengos, todo el día para subirla y bajarla…

Dejando atrás la Horcada de Caín

Llegamos al albergue cuando son mas de las 10 y ha sido un día muy largo y muy duro. Mientras cenamos poco a poco se me va pasando el enfado, he pasado un buen día con mis amigos y conozco un poco más los Picos, en verdad no ha estado tan mal, y la verdad que tengo suerte de conocer a estos dos collarcios, es un lujo tener amigos como estos dispuestos a llevarte por ahí, verdaderos montañeros y escaladores, con cientos de historias y aperturas a las espaldas pero aun así muy humildes, para mi desde luego son verdaderos ídolos a seguir y gente de la que tengo mucho que aprender y el día de hoy ha servido para unirnos un poco mas y conocernos mejor, así que solo puedo agradecerles.

Espero que haya más de estas, aunque no mola pasear el material, a veces es lo que toca.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: